viernes

Sin cambios.

Y lo que me cansa, es ver mi misma imagen a diario. Me pone histérica no notar cambios a favor en mi cuerpo. Peor me pongo, cuando noto que empeoro.
Y hago lo imposible, para estar linda. Fracaso.
Tengo el intenso deseo de SER y no intentar serlo. Quiero tener aún más ACTITUD. La virtud de muchas, lo mejor que podés destacar de ellas. Mi actitud, es lo último en destacarse. (Me quejo sin razón).Está perdida. Sé que cuando menos lo busque, y no lo espere… mi imagen va a cambiar. Y yo voy a estar mucho mejor que ahora. Estoy cansada de intentar y fracasar.
Comienza el día, en el que NUEVAMENTE intento comer. ¿A dónde va todo lo que consumo? Jaja. A todos lados menos a donde quiero que vaya. Los cambios no logran satisfacerme. Sigo igual. Y en el momento en el que noto que “avanzar” (para mí) es un retroceso, empiezo a considerar ése día, como el típico día de mierda. Los días pasan, y así se completa la semana del orto.
Y pasan semanas, se terminan meses, y sólo noto cambios en mi personalidad, en mi pensamiento, y en lo que seguramente “más importa”… en mi cabeza.
Pero sigo igual de flaca, y tal vez más. Y sí, me deprime.
¿Y lo peor? Hay cosas peores para quejarse, que de la que me quejo yo.
Obviamente. Y sí, también las noto. Pero sigo, y voy a seguir haciéndome problemas con mi imagen física, hasta que cambie. Porque es lo que baja mi autoestima, y lo que más consume el poco ánimo de hacer cosas con mis amigos/familia/conmigo misma.
¿Tenés algo para decir? Te escucho con ansias. ¡Gracias!

1 comentario:

  1. Los cambios en nuestro cuerpo son tal complicados te entiendo totalmente nunca estamos de acuerdo es algo feo que te re frustra por lo menos en mi caso. La verdad que me encanto la entrada ! Te sigo !

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario :3